La Idea de Alejandro

La Idea de Alejandro

En el jardín de su casa comenzó a recolectar el aceite usado de la cocina, y en la lavandería realizaba las pruebas para convertirlo en biodiésel. Pero su proyecto dejó de ser un experimento para convertirse en una planta de producción de energía renovable que provee de combustible a los vehículos de la municipalidad de La Antigua. Y la historia no termina allí. Tengo una idea ¿Cómo convencer a la gente de que el aceite usado de cocina puede transformarse en un combustible para mover carros y que al momento de la combustión este contamina menos? No es fácil, comprobó Del Valle, de 34 años, varias fueron las cejas levantadas con escepticismo o las carcajadas ante su increíble explicación de mover un auto con el aceite que había servido para freír papas, pollos o churros. “En otros países es toda una industria la recolección y transformación de grasas vegetales usadas en la cocina, aquí no, primero hay que educar sobre el tema”, cuenta él. Su estrategia al principio consistía en frecuentar restaurantes donde primero comía para generar confianza y luego hablaba con el propietario. A todos ellos les preguntaba qué hacían con el aceite que había utilizado para cocinar y obtenía una de dos respuestas: “lo tiro en bolsas a la basura” o “lo dejo ir por el drenaje”. Una cucharada de aceite contamina 100 litros de agua. “¿Cuánto habían contaminado hasta entonces con lo que habían tirado?”, les volvía a preguntar y se sorprendían del daño que provocaban. Y entonces se animaba a pedir el aceite usado de sus cocinas que antes no tenía ningún valor para ellos....